CATALINA LEÓN

Nací en Buenos Aires el 13 de abril de 1981. A los 17 años súbitamente quise ser pintora. No fui aceptada en la escuela de Bellas Artes y di vueltas por varios talleres de manera intermitente y sin rumbo claro, hasta que en el 2001 comencé a estudiar con Marina López. Entre el 2003 y 2005 participé del Programa para las Artes Visuales Kuitca/CC Rojas. Desde el año 2002 participo en muestras individuales y colectivas en Argentina y el extranjero. En el 2003 hice mi primera muestra individual, Convertidas en Perlas tus lágrimas brotan del mar, en la galería Alberto Sendrós. En 2007 obtuve el Primer Premio Petrobras arteBA por la obra “Patio o pintura para piso y plantas”. Trabajo lento, muy lento. En el 2015 hice mi cuarta muestra individual “El sacrificio inútil” en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Por otra parte soy directora y co-fundadora de Vergel, una organización civil que entrelaza arte, salud y educación.  En este momento estoy desarrollando Lluvia, astrología impredictiva. Un proyecto grupal, interdisciplinario y participativo, que toma como punto de partida la astrología tradicional y de la astrología psicológica para poner en juego este material simbólico desde una mirada abierta. Recuperando algunos aspectos de la tradición y generando a su vez instancias de deconstrucción, buscando hacer un uso práctico de este saber más allá de los estereotipos

Hago instalaciones, pinturas y bordados en diversos materiales. Exploro lo que estos materiales tienen para dar, acoplándome a su devenir orgánico. Mientras trabajo no tengo un plan claro ni una imagen de llegada, sólo algunos lineamientos, climas, preguntas que flotan y gestos físicos que devienen en una acumulación de pruebas y errores. En mis obras no hay respuestas acabadas; hay capas, texturas de sentido y contrasentido. Materiales sobre los que se imprimen rastros de una conversación siempre inconclusa acerca de los vínculos humanos y los procesos de transformación, que se acerca a una fiesta o a un rito privado atravesado por la época, el contexto. Intento llevar mi relato personal hacia un lugar abstracto, donde la narración se derrite, ampliándose para dejar ver con más claridad. Transformándola en una matriz, una vibración capaz de evocar ciertas emociones y pensamientos.  

CATALINA LEÓN CV

Exposiciones individuales

2016
Verano de San Juan, Factory Gallery. Seoul, Korea

2015       
El sacrificio inútil, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Buenos Aires, Argentina

2011        
Muda, Galería Alberto Sendrós. Buenos Aires, Argentina

2008     
Cruz Imaginal, Galería Daniel Abate. Buenos Aires, Argentina 

2004      
Convertidas en perlas tus lágrimas brotan del mar, Galería Alberto Sendrós. Buenos Aires, Argentiana

Exposiciones colectivas

2017
Naturaleza, recurso y refugio del hombre, Centro Cultural Kirchner. Buenos Aires, Argentina

2016   
Diagonal Sur, Artistas de la Colección de Esteban Tedesco, Centro Cultural Borges. Buenos Aires, Argentin

2015       
Focus Exhibition, Art Toronto. Toronto, Canadá 
The School of Nature and Principle, EFA Project Space. New York, Estados Unidos
My Buenos Aires, La Maison Rouge. Paris, Francia

2013       
Programa Nacional de adquisiciones de arte contemporáneo, Casa Nacional del Bicentenario. Buenos Aires, Argentina
Alba, Galería Machete. México DF, México 

2012       
Ultimas Tendencias II (Donaciones suspendidas), Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Buenos Aires, Argentina

2011       
Arte argentino actual en la colección del Malba. Obras 1989-2010, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Fundación E. Constatini. Buenos Aires, Argentina Encabalgamientos, Galería Alberto Sendrós, Arteba 2011. Buenos Aires, Argentina
PintorAs, Centro Cultural Hogar San José, Olavarria, Teatro Auditorium. Mar del Plata; Centro Cultural Borges, Buenos Aires, Argentina

2010      
PintorAs, Museo de Arte Contemporáneo de Rosario, Santa Fe; Museo de Arte Contemporáneo de Salta, Museo Provincial Dr. Juan Vidal, Corrientes, Argentina
Que puede la quietud, galería Gachi Prieto. Buenos Aires, Argentina
Mientras sea posible, Casa América. Madrid, España

2009     
Escuelismo. Arte Argentino de los 90, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Fundación E. Constatini. Buenos Aires, Argentina
¿Por qué pintura?, Fondo Nacional de las Artes. Buenos Aires, Argentina
Lost for Life, Pabellón de la Ciudad de Buenos Aires en Arte Americas. Miami, Estados Unidos

2008     
Adquisiciones, donaciones y comodatos. Obras Malba – Fundación Constantini, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina
Salón de Museo Castagnino + Macro, Museo de Arte Contemporáneo de Rosario, Argentina 
Rendez-vous 2008, MAC Lyon. Lyon, Argentina

2007 
     
Patio o pintura para piso y plantas, Premio ArteBA – Petrobras de Artes Visuales. Buenos Aires, Argentina

2006     
Todos, galería Daniel Abate. Buenos Aires, Argentina

2005      
Open Studio Beca Kuitca. Buenos Aires, Argentina
J’en reve, Fondation Cartier. París, Francia

Premios

2013       
Premio Braque, Universidad Nacional Tres de Febrero, Seleccionada. Buenos Aires, Argentina

2007       
Premio ArteBA-Petrobras a las Artes Visuales, Primer Premio. Buenos Aires, Argentina

Selección de Obras

Textos

CATALINA LEÓN. EL SACRIFICIO INÚTIL. Por Alejandra Aguado, 2015

Catalina León se destacó en los últimos diez años por la frescura con la que su trabajo amplió las posibilidades expresivas de la pintura. Interesada en la astrología, la psicología, las religiones y los ritos, es decir, en investigar qué significa ser un hombre en el mundo y qué vínculos nos unen con lo que nos rodea, trabajó buscando la manera de que la pintura se integre y responda a la vida: la cubrió de tierra y de plantas; la perforó y la dejó a la intemperie; pintó escombros, placas de yeso partidas, persianas y telas gastadas; la llenó de frases, de pequeños retratos y de referencias a sus miedos y deseos, de gestos que devienen de sus propios movimientos. Combinando abstracción y figuración, representación y realidad, su pintura fue volviéndose permeable no solo a su presencia y a sus reflexiones, sino también a su entorno material en un proceso interminable que la transforma en un ser vivo, en diario y huella.

En alguna ocasión, Catalina habló de su trabajo como si éste fuera una manera de “habitar el tiempo”. Sus placas, sus cartones y sus telas van adquiriendo su forma y su lenguaje en el transcurso de los días, en la libertad que implica abandonarse a pintar, dibujar y bordar sin apuro ni plan. La artista se dedica al hacer aceptándolo silenciosamente, sumergida en una especie de rezo, mientras las piezas van absorbiendo también las marcas que dejan en ellas el movimiento, el clima o el tacto azaroso, abriéndose al castigo del tiempo y al accidente. De esa manera, su pintura se vuelve no sólo devenir, sino también entrega: un proceso que comparte la naturaleza inesperada y de ofrenda que define al “sacrificio inútil”, ese acto que el antropólogo francés Jean Duvignaud –cuyo libro en torno a las fiestas rituales y a la religiosidad viene acompañando a Catalina en su última producción– describió como una acción despreocupada e imprevisible que permite al yo desprenderse de las imposiciones y abrirse al infinito.

Producidas al abrigo de su casa-taller –un espacio en donde vida y obra se contaminan–, los trabajos que Catalina presenta en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires parecen responder, más que nunca, a su profundo instinto de pintora. Instinto que siguió sin saber a dónde iba pero dejando que traduzca su mundo interior en las líneas y formas imprevistas que resultan sólo de enfrentarse a la tela. Su trabajo parece haber dejado atrás la necesidad de involucrarse en largas batallas para dar lugar a obras más concentradas, de pocas formas, que se ven precisas y seguras, resueltas con fluidez. Con menos lugar para la figuración y la anécdota, resolviéndose en un campo de menor tensión, sus piezas se acercan más exclusivamente a la abstracción e incluso al vacío. “La narración se derrite, ampliándose para dejar ver con más claridad”, comenta Catalina, como si pintar lo esencial y liberar la tela de la imagen reconocible fuera lo que podría hacer más fácil descubrirse allí, reconocerse. Aunque se conservan algunas frases escritas, pequeñas figuras, motivos vinculados con la exuberancia de la naturaleza, referencias a lugares u objetos, las formas que impregnan las piezas incluidas en esta exhibición piden representar el devenir del pensamiento y del ritmo vital, ser imagen de las emociones y los eventos que atraviesan sus días, de los pensamientos que se deslizaron por su cabeza y quedaron allí reducidos a su esencia, de su apertura al porvenir y a la revelación. Trazos rápidos y determinados y campos de color sin límite preciso conviven con bordados recogidos. Todo esto expresa los distintos ánimos con que se consume el tiempo, que oscilan entre la audacia y la reflexión: si el pincel se desliza veloz y ligero por la superficie, la costura se construye casi en el detenimiento.

Desplegadas o acumuladas, cargadas o despojadas, la energía de estas obras proviene de un largo ejercicio íntimo. De un proceso llevado a cabo en una cotidianidad en la se alimenta lo artesanal, el ritual, el azar, el vínculo personal y la integración con la naturaleza. En su apropiación del espacio, las obras invitan al tránsito y al descubrimiento. Como un sacrificio inútil, todo aquí es una ejecución desprendida que se inicia como búsqueda y termina ofreciéndose como un lugar de encuentro.

Museo de Arte Moderno de Buenos Aires

Publicaciones

Ruth Benzacar Galería de Arte
Juan Ramírez de Velasco 1287
Buenos Aires, Argentina

Martes a sábado de 14 a 19.
Teléfono: +54 11 4857-3322