ROBERTO AIZENBERG

Sin edad, sin tiempo, sin espacio

19/03 al 25/04

“Original y sabio, sorprende y fascina”  Manuel Mujica Lainez.

En una entrevista realizada por Inés Katzenstein, Aizenberg explica que pinta y crea obras como lo hace la naturaleza, sin ideología, sin preconceptos: “Hay que pintar con la naturalidad de la respiración, como uye la sangre”. Así aparecen las guras como un himno a la vida, a la vida soñada.

Unas tomándole la mano a niños para contemplar paisajes monumentales, alegorías del signi cado, la importancia del padre enseñándole el mundo a su hijo.
Otras sin rostro, sin identidad, en espacios vacíos, como una invitación a identi carnos, provocación de pensar qué es lo que sabemos de nosotros mismos o cuál es nuestro lugar en el mundo.

Personajes extravagantes, rodeados de objetos extraños, creando la sen- sación de estar en un lugar inexpugnable, en un encuentro íntimo con su esencia.
Ventanas vacías y solitarias, anunciando la angustia de la nada, con ansia de in nito, condicionan un estado de espíritu en la búsqueda de trascendencia.

La perfección como un perfume que lo invade todo…

En los títulos de sus obras propone la intención de su trabajo, sintetizando, utilizando un “mínimo de información”, depurando en ideas trascendentales como el amor, el alma, los deseos, el inconsciente, el azar.

Siguiendo la rigurosidad de Aizenberg, esta muestra privilegia sobre su vastísima obra, dibujos y collages elegidos y ordenados, que invitan a revelar la enorme profundidad del misterio.

Obras

Prensa

Ruth Benzacar Galería de Arte
Juan Ramírez de Velasco 1287
Buenos Aires, Argentina

Martes a sábado de 14 a 19.
Teléfono: +54 11 4857-3322